Más de 30 connacionales salieron de alta y regresaron a sus hogares

Treinta y tres connacionales que vinieron de la Argentina salieron hoy de la Segunda División de Caballería, sede en San Juan Bautista. Las mujeres y niños son del departamento de Misiones y cumplieron la cuarentena en la unidad militar de esta ciudad.4UYQAY24ORFIFPGNETXADWRV7Y Más de 30 connacionales salieron de alta y regresaron a sus hogares

El director del Hospital Regional de San Juan Bautista, Dr. Rolando Cardozo, señaló que este jueves salieron de alta 33 connacionales, entre mujeres y niños, tras dar negativo en las dos pruebas de COVID-19 que se les practicó.

Añadió que la edad de la mayoría de las mujeres oscila entre 50 y 60 años, pero que no hubo inconvenientes y que ahora regresan a sus respectivos hogares.

Informó que en el Segundo Cuerpo de Ejercito están en albergue nueve connacionales, pero que de allí salió un caso positivo y se tiene que aguardar siete días más para otro examen y si sale negativo podrán salir, dijo el doctor Cardozo.

El gobernador de Misiones, Carlos Arrechea (ANR), quien inició las gestiones para que vengan los misioneros a guardar la cuarentena en el departamento, señaló que muchas mujeres fueron a la Argentina por cuestiones de salud y que quedaron varadas en Buenos Aires, pero que se hizo un trabajo interinstitucional para traerlas y cumplir con el protocolo sanitario.

El gobernador aseguró que a las connacionales que salieron de alta se les va a llevar a sus respectivos hogares.

Salieron con alegría

Sol Cáceres de Ayolas dijo que vino de San Martín de Buenos Aires y exteriorizó su alegría por salir del aislamiento.

Para Cáceres, si bien el COVID-19 puede ser mortal, hay que ayudar y apoyar a la persona que adquirió la enfermedad. “No es para asustarse ni desesperarse, porque es como una enfermedad más. Hay que cuidarse, pero uno se pueda recuperar y tenemos que apoyar y dar mucha fe”, dijo.

Cáceres, una de las mujeres que habían quedado varadas por tres meses en la Argentina a raíz de la pandemia, exhortó a cuidarse y apoyar a la persona que tiene el COVID-19.

Relató que se fue en febrero por dos semanas para traer a su abuela, quien viajó para un chequeo médico, pero se quedó a raíz de la pandemia, al igual que las demás mujeres. Señaló que todos quieren volver a su tierra y que la experiencia que vivió fue muy penosa, pero que aquí recibieron muy buena atención.

Otra connacional, Rosalina Aguilera, de la compañía San Solano, distrito de Santa Rosa, relató su experiencia cuando estuvo varada por tres meses en Buenos Aires, a raíz de la pandemia.

Aguilera dijo que viajó a la capital argentina por cuestiones de salud de una tía que tenía que operarse. “Pero por la pandemia no se operó y me quedé allá mucho tiempo, sufriendo”, relató.

Añadió que fueron muy bien atendidas en la Segunda División de Caballería, donde cumplieron con la cuarentena obligatoria.

Matilde Espínola, por su parte, relató que estuvo en Buenos Aires por motivos de enfermedad y que le agarró la pandemia. “La situación allá es muy difícil porque hay mucha gente que ya está pasando hambre”, manifestó.

Espínola agradeció a las autoridades nacionales y departamentales por las gestiones realizadas para regresar a Paraguay.

Fuente: ABC Digital